custom-header
EL CAMAROTE DE LOS HERMANOS MARX: LA PROEZA DE CONECTAR

  Entro, salgo, toda una proeza sin que nadie me vea. Me muevo sigilosa, pero al final me arrastra una turba de gente, con sus cabezas pensantes, sus opiniones y,

EL CAMINO QUE SE ACABA

“Sería posible que este mundo nos diera alegría si no estuviéramos refugiados en él” (Frank Kafka) Mi casa yace deshecha entre los escombros. Entre el polvo blanco de su sangre